Monedero de patchwork con boquilla y en tonos azules

Para este monedero he utilizado otra de las boquillas con cristales de colores en el cierre. Cuando vi los cristales de color azul oscuro, supe que esta boquilla sería perfecta para llevar a cabo una idea que me rondaba la mente desde que terminé el bolso de patchwork. La idea era aprovechar las telas azules del rollo de telas precortadas que compré para ese bolso bandolera, para coser este monedero de patchwork a juego.

Monedero de patchwork con boquilla y en tonos azules. Aguja del Sur

Las características de la boquilla que tiene este monedero son las mismas que la del monedero con los cristales rojos en el cierre. Tanto ese monedero como el de las bolas turquesas quedan muy bien y también tienen su trabajo, pero no se pueden comparar con el que os enseño hoy. A éste sí que puedo llamarlo 'monedero de patchwork' por la forma en la que he preparado la parte exterior.

Monedero de patchwork con boquilla y en tonos azules. Aguja del Sur

Esa parte es el resultado de coser entre sí tiras (de 1 cm de ancho) de ocho telas en tonos azules y con distintos diseños. En lugar de coser todas las tiras en horizontal o en vertical, he preferido coserlas haciendo dos dibujos diferentes pero teniendo mucho cuidado para que las tiras coincidieran lo mejor posible en las costuras.

Monedero de patchwork con boquilla y en tonos azules. Aguja del Sur

Para la tela del forro interior he utilizado una de color azul claro, diferente de las que forman la parte externa.

Monedero de patchwork con boquilla y en tonos azules. Aguja del Sur

El tamaño del monedero es de 11 cm de ancho, 10,5 cm de alto (incluyendo el cierre de la boquilla) y 3,5 cm de fondo.

Aprovechando la capa intermedia de espuma estabilizadora (gomaespuma), he acolchado a mano todas las tiras de la parte exterior. Este acolchado es otra de las cosas que diferencia a este monedero de los otros dos ya que aunque el grosor de la gomaespuma sea el mismo en todos, al final éste parece mucho más mullido.

Monedero de patchwork con boquilla y en tonos azules. Aguja del Sur

Por todo el trabajo que tiene la parte exterior he estado mucho más entretenida preparando este monedero de patchwork que con los otros dos, que llevan una sola tela en esa zona del monedero.

Aún no tengo decidido con qué telas ni cómo voy a coser el monedero con el que utilizar la última de las boquillas que compré. Me lo apunto como uno de los proyectos para empezar el próximo año, todavía me quedan algunos días para pensarlo.

Monedero con boquilla y detalles en rojo

Ya que tenía tan claro que después de mi primer monedero con boquilla metálica vendrían algunos más, no me lo pensé mucho cuando tuve la oportunidad de comprar algunas boquillas más. De estas boquillas me gustaron el grabado y los cristales de colores que llevan en la zona del cierre. Reconozco que tenía algunas telas en mente y por eso, de todos los colores, me quedé con tres que ya iréis viendo a medida que vaya cosiendo los monederos.

Monedero con boquilla y detalles en rojo. Aguja del sur

El monedero que os traigo hoy tiene la boquilla con los cristales de color rojo. Mi idea era que la tela exterior fuera principalmente roja pero me hicieron ver que era mejor dejar esa tela para el forro interior porque era muy llamativa para el exterior (y con ella los cristales de la boquilla no destacarían mucho). Al final me decidí por una que sólo tenía algunos detalles en rojo.

Monedero con boquilla y detalles en rojo. Aguja del sur

Para el exterior me quedé con esta tela de fondo verde-grisáceo, con lunares en beige y unas pequeñas flores con detalles también en rojo. La tela del interior, también de lunares, no podía ser de otro color para este monedero.

Monedero con boquilla y detalles en rojo. Aguja del sur

Monedero con boquilla y detalles en rojo. Aguja del sur

Entre ambas telas he colocado una capa de gomaespuma (o espuma estabilizadora) porque, como bien aprendí cosiendo el bolso de patchwork, para este tipo de trabajo es mucho mejor que la guata ya que mantiene perfectamente la forma del monedero aunque esté vacío.

El tamaño del monedero depende mucho del tipo de boquilla. Ésta es de 8,5 cm, un poco más pequeña que la de este otro monedero. El monedero tiene unas medidas de 11,5 cm de ancho, 10,5 cm de alto (incluyendo el cierre de la boquilla) y 3 cm de fondo, lo que lo hace perfecto para tener siempre a mano las monedas, las llaves, alguna tarjeta y otros pequeños objetos.

Monedero con boquilla y detalles en rojo. Aguja del sur

Este es tan solo uno de los monederos que tengo en mi lista para coser, en posteriores entradas podréis ver cuáles son los otros colores que elegí para las boquillas. También podéis encontrar estos monederos en esta sección de la tienda de Etsy. Espero que os gusten.

Neceser para el bolso

Otra de las entradas que tenía pendientes, y que llevo atrasando algún tiempo, es la de este neceser que cosí con una tela de búhos.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Seguro que esta tela os suena de algo ¿verdad? Eso es porque es la misma con la que no hace mucho, hice la funda para la máquina de coser. Al comprar la tela no calculé bien la cantidad que necesitaba para la funda, pero como siempre se dice, mejor que sobre a que falte. Toda esa tela que me sobró me ha venido muy bien para seguir practicando con la máquina cosiendo otras cosas, como este neceser.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Cuando me regalaron la máquina también recibí unos coleccionables de Costura Creativa (de Salvat), de donde he ido sacando algunas ideas. En esta colección venían los patrones de dos tipos de bolsas de aseo: una grande (para llevarla de viaje) y otra más pequeña, que es la que terminé cosiendo. Las medidas de este neceser pequeño son 17 x 13 x 4 cm.

Una de las cosas que más me gustaron al verlo es que lleva dos lengüetas a ambos lados de la cremallera, lo que lo hace más cómodo a la hora de abrirlo y cerrarlo.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Y lo que no tenía muy claro era cómo hacer los ribetes de los laterales. Necesitaba un cordoncillo forrado de tela pero, a falta de ésta, utilicé una cinta al bies en color fucsia. Gracias a este tutorial, preparar el cordoncillo y coserlo resultó ser más fácil de lo que pensaba.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

El neceser tiene el tamaño perfecto para llevarlo en el bolso (claro que también depende del bolso en cuestión) y es posible guardar más artículos de lo que puede parecer a simple vista.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Amigurumis cobayas

Cuando mi hermana y yo éramos pequeñas teníamos algunas cobayas (conejillos de india) en casa. Ya sé que no es el típico animal de compañía, pero nosotras estábamos encantadas con ellas. Seguramente por ese motivo, cuando me encontré con este patrón de cobayas hechas de ganchillo creado por Kati Galusz, no pude resistirme.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Sólo quería ver cómo quedaría así que hice una de un solo color pero con alguna que otra mancha blanca, a la que llamaré Nara. Es el patrón más fácil de todos porque apenas tiene cambios de color.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Después de un tiempo, y como la veía tan sola, decidí añadir alguna más a la familia. Además de los pasos básicos para hacer la cobaya de ganchillo, Kati incluye unas instrucciones para crear cobayas con varios tipos de manchas utilizando lanas de distintos colores. Una de ellas, Skippy, es totalmente blanca y con una mancha negra en la cabeza.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Y la última de las tres, la más 'complicada' por los cambios de color que tiene, es especial para nosotras porque se parece mucho a una de las que teníamos de pequeñas, Wendy.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Quizás lo más complicado no es realizar los cambios de color sino colocar los ojos de seguridad en un amigurumi tan pequeño (5,5 cm de largo y 3 cm de alto). Me costó mucho trabajo, pero también es cierto que era la primera vez que colocaba este tipo de ojos y aún no había descubierto este truco, que sí utilicé ya cuando hice esta pequeña foca.

Espero que os hayan gustado y os animéis a hacer estas cobayas bebé tan graciosas.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Bolso bandolera de patchwork en tonos azules

Siguiendo con la temática del patchwork, otro de los proyectos que terminé este verano es este bolso bandolera en tonos azules, perfecto para llevarlo cruzado.

Bolso de patchwork

La idea surgió al ver este otro en Pinterest. Para realizarlo compré un rollo de telas precortadas en tonos azules que combiné con otra de flores azules y malvas. La ventaja del rollo de telas precortadas es que ya vienen combinadas y, con lo que me cuesta decidir entre tantas telas, me ahorró mucho tiempo a la hora de elegir ocho telas distintas que combinaran entre sí.

Las tiras de telas del bolso tienen una medida de 30 x 4 cm. Una vez cosidas todas las tiras (10 en total), las acolché utilizando gomaespuma (espuma estabilizadora) en lugar de guata. Así se consigue que el bolso, que mide 30,5 cm de alto y 39 cm de ancho, quede mucho más firme y no pierda la forma cuando esté vacío.


Bolso de patchwork

En el interior también se puede apreciar el acolchado y además coloqué un bolsillo en uno de los lados para guardar pequeños objetos.

Bolso de patchwork

Una tela en color azul marino es la que une los dos cuadrados de tiras azules dándole al bolso un fondo de 5 cm. Esta misma tela es la que utilicé para colocar la cremallera.

Bolso de patchwork

Bolso de patchwork

El detalle final del bolso es el asa para llevarlo cruzado. Siguiendo el principio básico del patchwork (coser pequeños trozos de telas), preparé el asa con las distintas telas del bolso hasta alcanzar la medida necesaria (1,20 m de largo x 3 cm de ancho).

Bolso de patchwork

Ya que tengo listo el bolso y aprovechando las telas que me han quedado (y alguna boquilla para monedero que he recibido hace poco), estoy pensando en coser un pequeño monedero que le haga juego. ¿Qué os parece la idea?

(Actualización 18/12/2016): Me ha llevado algo de tiempo pero ya he puesto en práctica la idea del monedero a juego con este bolso. Aquí podéis ver cómo ha quedado al final.

Monedero con boquilla (bolas turquesas)

Ahora que ya tengo tiempo de ir poniéndome al día, voy a comenzar con las entradas que he ido preparando durante estos meses.

No sé si recordáis que el pasado febrero empecé con las clases de patchwork. Como empezaba desde cero, lo primero era preparar una colcha muestrario que todavía no he terminado (podéis ver el progreso en las redes sociales). El acolchado me está llevando algo de tiempo (el calor del verano no invitaba a seguir enguatando) y por eso, aunque el muestrario es lo primero que empecé, realmente mi primer proyecto de patchwork terminado fue este monedero con boquilla.

Monedero con boquilla

Con la de cosas distintas que preparan la profesora y mis compañeras de clase, además de la cantidad de telas tan bonitas que tienen, es casi imposible llevar un único proyecto a la vez. Así que entre cuadro y cuadro del muestrario, he ido sumando otros proyectos. Es el caso del monedero que os enseño en esta entrada, bastante más 'light' que la colcha.

Monedero con boquilla

Monedero con boquilla

Al principio creí que un monedero de este tipo iba a ser muy complicado, sobre todo la colocación de la boquilla. Sin embargo, en cuanto te explican cómo es el proceso, es más fácil de lo que parece.

La medida de la boquilla (10,5 cm) es para un monedero más bien grande, con unas medidas de 15 x 15 cm y con un fondo de 3 cm.

Monedero con boquilla

Hay boquillas para todos los gustos: más grandes para bolsos, pequeñas, cuadradas, de distintos materiales, lisas, con grabados, con distintos colores... Aquí podéis ver algunos ejemplos de boquillas.

Monedero con boquilla

Entre la cantidad de boquillas distintas que se pueden encontrar por ahí y las telas que me encantan, lo que es seguro es que no será el único monedero que haga. Por lo pronto ya tengo tres boquillas más esperando a que me decida por alguna de esas telas, y eso sí que es un trabajo complicado.

(Actualización 18/12/2016): Algunas de esas boquillas de las que hablaba al final de esta entrada ya las he utilizado para coser unos pequeños monederos. Todavía necesito elegir las telas para algunos pero por ahora podéis ir viendo los resultados en esta entrada y en esta otra además de en la tienda de Etsy.

De vuelta con el blog

Hola a tod@s ¿qué tal estáis? Espero que hayáis estado bien todo este tiempo.

Tenía muchas ganas de volver con el blog. No estaba entre mis planes pasar tantos meses sin dar señales de vida por aquí. Sin embargo, a unos problemas técnicos (que han tardado más de la cuenta en arreglarse) se ha sumado la caótica temporada veraniega. Es una época del año que siempre es bastante complicada para mí, y además parece que este año el verano no quiere marcharse de Málaga; así que me ha resultado prácticamente imposible actualizar el blog. Pido disculpas por este enorme lapso de tiempo.

Pero ahora ya están solucionados todos los problemas técnicos y con la vuelta a la rutina ya puedo ponerme de nuevo con el blog. Si me habéis estado siguiendo por alguna de las redes sociales ya tendréis una idea de lo que he estado preparando todo este tiempo (mucho patchwork) y si no, aquí os dejo un pequeño adelanto. Pronto os iré contando con detalle todos los proyectos que he ido terminando y los que tengo en mente. Gracias por seguir ahí a pesar de todo.

Nos vemos muy pronto. (Lo prometo).





Funda de ganchillo para móvil amarilla y gris

Siempre que tengo la oportunidad de utilizar los hilos Natura para preparar algo de ganchillo, no me lo pienso dos veces. Me gustan especialmente para las fundas de ganchillo, para móviles y tazas, porque resulta muy fácil lavarlas y además después quedan como el primer día.

Esta funda la hice combinando dos colores DMC Natura, el Sable N3 (gris) y el Blé N83 (amarillo claro). Las medidas de la funda, hecha con un ganchillo de 3 mm, son 17 x 9,5 cm.

Funda móvil ganchillo

Como con las otras funda para móvil, lo más fácil es trabajar en redondo. Para ésta empecé la base a punto bajo en color gris (Sable N3) y para el resto de la funda cambié al color amarillo claro (Blé N83).

Funda móvil ganchillo

El punto que usé para la parte amarilla de la funda son tres puntos altos en un mismo punto y cerrados juntos; es el mismo que el de esta otra funda pero ahí está intercalado con unas vueltas de punto medio alto. La ventaja de hacer este punto a lo largo de toda la funda, es que es muy difícil notar los inicios de vuelta una vez terminada.

Funda móvil ganchillo

Cuando faltaban un par de vueltas para alcanzar la medida necesaria, cambié de nuevo al color gris siguiendo con el mismo punto. Al final de esta zona preparé la cadeneta para cerrar la funda con el botón.

Funda móvil ganchillo

¿Se nota mucho que me encantan estos botones? Ya los he colocado en otras fundas de móvil y de tazas, y es que quedan tan bien con cualquier color que pronto tendré que comprar alguno más.

Biscornu o acerico en blackwork

Hasta que no he empezado más en serio con la costura y el patchwork no me había dado cuenta de que en mi costurero faltaba un alfiletero, seguramente porque para el punto de cruz no lo utilizo demasiado.

Al principio iba a preparar un amigurumi para utilizarlo como alfiletero, pero tenía la impresión de que los alfileres más finos podrían quedarse dentro, y entonces me acordé de los biscornus o acericos tan bonitos que hace Cande, de Anillos y botones, donde vi por primera vez este tipo de alfiletero. Así que al final opté por un biscornu.

Alfiletero biscornu acerico blackwork

Esta vez, en lugar de hacer el bordado en punto de cruz utilicé la técnica del blackwork, que es parecida al punto lineal que se usa en punto de cruz. En esta entrada de Anillos y botones, Cande comparte algunos diseños en blackwork y éste es el que yo decidí bordar:

Alfiletero biscornu acerico blackwork

Los biscornus se pueden hacer de 2 caras, de 6, de 15 e incluso he visto alguno con forma de Pagoda. Para empezar quería algo sencillo, y el de dos cuadrados de tela Aida es mucho menos complicado a la hora de montarlo. Como no tenía mucha idea de cómo hacer el montaje, me ha venido muy bien esta foto del blog Two Crafters, One Project, Endles Possibilities, donde se ve cómo hay que colocar las dos piezas del biscornu para montarlo, y ésta,donde se explica cómo unir las dos partes de forma correcta.


Alfiletero biscornu acerico blackwork

Después de rellenar el biscornu, se colocan en el centro unos botones que al coserlos le dan esa forma tan característica. En vez de botones, aproveché que me quedaban algunas Mill Hill Beads de las Celtic Ladies que eran justo del color de las bellotas del bordado. El resultado me ha gustado mucho así que no descarto hacer algún otro acerico con más caras.


Alfiletero biscornu acerico blackwork


Alfiletero biscornu acerico blackwork

¿Qué os parece a vosotr@s? ¿Conocíais este tipo de bordado?

Manta Granny Square de ganchillo

Esta entrada ya casi la tenía guardada para cuando volviera el frío, al igual que las mantas de ganchillo que hay en casa y que esta semana hemos vuelto a sacar. Y es que a mi madre le encanta hacer cuadritos de ganchillo (granny squares) que luego une para hacer las mantas.

Manta granny square ganchillo

Siempre que mi madre está con el ganchillo en la mano, es que está preparando algún cuadrado. De distintos tamaños y colores, según las lanas que tenga a mano, y así va aprovechando toda esa lana que siempre queda al terminar otras labores. Y con tantos colores, es muy fácil combinar los cuadrados de distinta forma para que ninguna manta sea igual que otra.

Manta granny square ganchillo

En casa ya tenemos al menos una de estas mantas en cada habitación, todas de distintos colores. Esta manta es un poco diferente a las demás por la forma en la que ha colocado los cuadritos, formando picos al unirlos.

Una vez que están todos los cuadrados unidos (algo que puede ser un poco lío al principio), el toque final de esta manta lo consigue con un par de vueltas alrededor en color crudo y otra en turquesa.

Manta granny square ganchillo

El resultado, una manta con picos en vez de la típica manta recta y cuadrada:

Manta granny square ganchillo

Lo que más me gusta de sus mantas, y que a mí me cuesta tanto conseguir, es que el punto no le queda tan apretado como a mí. Eso, y el punto calado que utiliza, hace que la manta sea perfecta para este tiempo en el que todavía puede hacer algún día de fresco.

Cuello reversible de ganchillo

Hace un par de entradas os enseñaba uno de los cuellos de ganchillo que hice este invierno pasado, el cuello verde, y hoy le toca el turno al otro cuello de ganchillo que hice junto a ese.

Cuello reversible de ganchillo

Al principio iba a preparar un cuello distinto por cada color, uno en blanco y otro en burdeos, pero después nos pareció mejor hacer un cuello que fuera dos en uno (o cuatro, según se mire). Así, este cuello permite muchas más combinaciones y se puede utilizar en más ocasiones llevándolo de varias formas distintas: sólo por el lado del calado, sólo por el lado liso, o doblándolo un poco para que se vean los dos lados del cuello al mismo tiempo.

Cuello reversible de ganchillo

Cuello reversible de ganchillo

Cuello reversible de ganchillo

La idea del cuello reversible es de Tamara Kelly del blog Moogly donde podéis encontrar todas las instrucciones para hacer el cuello completo. En este cuello yo sólo seguí su esquema para la parte del calado en color blanco, la parte lisa en burdeos la hice combinando puntos altos y bajos.

Cuello reversible de ganchillo

Cuello reversible de ganchillo

Las medidas son las mismas que las del otro cuello, 15x31 cm. Se termina bastante rápido, con apenas un ovillo de lana Planet de Katia de cada color y ganchillo de 5 mm.

Si el cuello verde con la lana Alaska abrigaba mucho, éste de doble capa no se queda atrás aunque la lana sea de menor grosor. Y con estos dos cuellos terminados ya estamos bien preparadas para el frío el próximo invierno.